Quiénes quedaron al mando en los trenes estatizados

– 06 de junio de 2013 – 14:23

Quiénes quedaron al mando en los trenes estatizados

En los últimos meses el Gobierno Nacional estatizó cinco líneas -Belgrano Cargas, los ramales cargueros del Urquiza, Sarmiento y San Martín y el Tren de la Costa-. Quiénes son los hombres al frente de las nuevas empresas del Estado.
Quiénes quedaron al mando en los trenes estatizados
A poco más de 15 meses de la tragedia de Once la estatización de cinco líneas ferroviarias en los últimos meses suscitó un renovado interés en el trazado del ferrocarril y sus dueños. El Gobierno Nacional, a través del ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, anunció un plan integral de reactivación de los trenes, que incluye la estatización del Belgrano Cargas, de los tramos de carga en el interior del país de las líneas Urquiza, San Martín y Sarmiento en manos de la brasilera América Latina Logística y del Tren de la Costa. 
Lo que no se ha dicho es que las líneas quedarán en manos de funcionarios públicos ligados a empresas privadas interesadas en el transporte de materias primas, así como en los gremios ferroviarios, Unión Ferroviaria (UF) y La Fraternidad (LF).
El primer paso fue la intervención del Belgrano Cargas en octubre de 2012 (resolución 585). La compañía estaba desde 2006 en manos de SOESA, empresa mixta entre el grupo Roggio, el grupo Romero, la UF, Camioneros, el grupo Macri y un núcleo empresario chino. En ese entonces, aún sin anunciar la estatización, la empresa –que previamente desde 1999 había sido exclusivamente de la Unión Ferroviaria- quedó en manos del interventor Marcelo Bosch.
Ya en 2013, mediante decreto 566 del 22 de mayo, se resolvió la estatización y se dispuso –mediante resolución 471 del 31 de mayo- la creación de la empresa estatal Belgrano Cargas y Logística S.A., con un capital social de 20 millones de pesos y las acciones repartidas en un 40% para Administración De Infraestructuras Ferroviarias Sociedad Del Estado (Adifse), un 35% para la Sociedad Operadora Ferroviaria Sociedad Del Estado (Sofse) y un 25% para la Administración de Puertos. Se estableció además que los directores de la nueva empresa sean Marcelo Bosch, Marcio BarbosaHugo Vega, Augusto Costa,Sergio Sasia y Pablo de Santos. Los suplentes, Mariano Saubidet MarínRafael Roldán,Sebastián DaffonchioJulián La RoccaDomingo Alberto Galeano y Claudio Alejandro Guzmeroli.

“Siempre la juventud es la golpeada”

Los ojos de Mariano interpelan en las calles de Buenos Aires y en todo el país. Y hasta en ciudades de Turquía o Grecia se han visto carteles con esos ojos chinos y morochos. Es una mirada inquisidora. Nadie sabe bien en qué pensaría cuando le tomaron esas fotos. Pero interpelan a millones de jóvenes. El próximo sábado 20 de octubre, miles de personas marcharán por todo el país pidiendo justicia. En Capital irán de Congreso a Plaza de Mayo.

Ese día se cumplirán dos años del asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra a manos de una patota criminal formada por miembros de la Unión Ferroviaria y barras bravas, bajo la atenta desidia policial. Tenían motivos económicos: la UF manejaba un negocio millonario a través de las tercerizaciones y los subsidios estatales. Desde agosto, el asesinato y el entramado mafioso están siendo juzgados en los Tribunales de Comodoro Py.

Mariano era el tercero de cuatro hermanos. Dicen que era sucio, desordenado y cariñoso. Tímido, callado y chistoso. Dicen que se adaptaba a todo. Que si no se adaptaba, se iba a su cuarto a tocar la guitarra. Y que no soñaba con un mundo mejor sino que luchaba para que existiera.

“Ese día yo estaba con mamá anotándolo para un trabajo, y llama un compañero para avisar que le pasó algo. Y dicen que le dieron un tiro en el tórax, que fuéramos al Hospital Argerich”, explica Rocío, la hermana menor, de 22 años. Paula, de 27, estaba trabajando. Pablo, de 32, también. No sabían cómo reaccionar, se llamaron, se avisaron y salieron en un remís al hospital. Ahí, en la puerta, la doctora les dijo que intentaron salvarlo, pero que nada habían podido hacer.

Llegó Pablo y dijo: “Mami, tranquila, se va a poner bien”. Y Beatriz Rial –la madre– le dijo: “No, llegó muerto”. Pablo rompió varias cosas que tenía a mano. Rompió en llanto. Rocío no lloró, y recién a los dos días pudo hacerlo. Dice que veía los videos “sin poder caer”. No recordaban ni entendían el paso del tiempo. Entraron Beatriz y Rocío a ver el cuerpo –Pablo y Paula no quisieron–. Beatriz abrazó a Mariano. Luego salieron. A la noche, Rocío durmió con su madre. Paula durmió con su novio. Pablo con la suya. Nadie quería estar solo.

Desde ese momento nunca más lo estarían. A casi dos años, sus hermanos llevan el recuerdo tatuado en la rutina. Mariano tenía 23 años. Pablo acaba de ser papá de León hace unos días. Todos ellos tienen los ojos igualmente chinos y morochos. Los ojos Ferreyra.

–¿Cómo los encuentra el segundo aniversario?

Pablo: –El tiempo pasa y, aunque el juicio reabre muchos sentimientos y recuerdos, a uno le da una perspectiva diferente. Estoy mucho más preparado para el reclamo de justicia y la ausencia de Mariano. E involucrado con lo que es la marcha del 20. Hasta que no haya justicia, no soltaré esta causa, aunque con el nacimiento de mi hijo estoy enfocado en eso.

Paula: –Con lo de León uno está más en otra cosa. Se está haciendo justicia, y si bien no sé cuándo será, en cierta forma me siento más completa.

Rocío: –Es raro vivir el juicio también porque nunca creés que te va a tocar. Parece una película.

–¿Les afecta ver la imagen de Mariano en carteles y banderas?

Paula: –Hasta hace un mes no veía fotos ni videos. Ni la bandera del PO podía ver. Ahora estoy mejor, vas procesándolo. Por otro lado me da mucho orgullo.

Pablo: –Hay una reconciliación con la militancia y la iconografía. Aunque a mí nunca me resultó cómodo, nunca me puse una remera. Pero me parece natural que su imagen la tomen los compañeros del PO. El era militante del PO, murió militando y luchando.

Rocío: –Es extraño, porque dejó de ser propio y es de todos, pero para uno sigue siendo el hermano y no se da cuenta.

Paula: –O se da cuenta, pero no deja de verlo como el hermano. El hermanito más chico, el más bueno y cariñoso.

–Su muerte impactó y fue tomado como referente por la juventud.

Pablo: –Sí, pero a veces creo que deberían apropiárselo más. Los jóvenes, los que luchan contra las injusticias, los pibes de los secundarios. La muerte de Mariano llamó la atención porque es una contradicción que hay entre una reivindicación de los derechos humanos y la muerte de un militante. Siempre la juventud es la golpeada, sea de clase popular o luchadores.

–Vos, Pablo, quedaste como referente en algún sector social…

Paula: –Nosotras nos guardamos un poco porque él es más politizado desde siempre.

Rocío: –Yo había ido a alguna marcha por Cromañón, pero no militaba.

Pablo: –Me toca lidiar con eso, pero también hay que utilizarlo para que jamás vuelva a pasar. Es un rol que uno tiene, sé que no puedo resolverlo yo, pero puedo aportar desde mi lugar y difundir ciertas cosas que quedan tapadas. Si el costo es la muerte de Mariano, hubiera preferido el anonimato.

Pablo y Mariano eran muy unidos, pero hablaban poco de política. Se acercaron al PO con poco tiempo de diferencia. Primero Pablo, luego Mariano (tenía 14 años). “Cuando coincidís, no hablás tanto de política”, dice Pablo. La última discusión que tuvieron fue por TVR. “El decía que estaba muy kirchnerista y yo le decía que sí, que obvio que estaba kirchnerista, pero que eso estaba bien –se ríe y luego piensa en voz alta–. Y eso que TVR no estaba tan kirchnerista: si lo viera ahora, se vuelve a morir.”

Pablo se ríe. Sus hermanas no hablaban mucho de política tampoco. Recuerdan más sus charlas sobre cine y música. Tocaba la guitarra –”era bueno”, dice Rocío admirada–, el acordeón –que vendió para comprar un órgano que hoy tiene Pablo– y dibujaba muy bien. Pensaba estudiar Historia. Eso decía. Era un pibe urbano, de clase media, en busca de qué ser. Y de qué hacer.

Todos los Ferreyra atesoran algo de Mariano. Pablo se guardó la gomera y a veces juega con ella. También un par de poemas, y una foto de la toma de Sasetru en la que militaron juntos en 2002. Y una remera que usó Lionel Messi con el nombre de su hermano, para una revista.

Paula dice que siempre fue la más mandona. Se ponía muy mal por el malestar de Mariano. Que hizo terapia para soportar que a Mariano le pasaran cosas malas, como robos o desventuras amorosas. Rocío lo retaba por su desorden. Ambas guardan ropa de Mariano. Bajan la mirada. Tienen los ojos llorosos. Los mismos ojos de Mariano.

*Del NO: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-6137-2012-10-19.html

Reggae gaúcho*

Letras sencillas, cadencias ondulantes y un vaivén ininterrumpido. El reggae gaúcho de Chimarruts tiene una conformación típicamente brasileña: alegría, baile y sonrisas. En estas épocas de reggae inundando las radios y escenarios de Latinoamérica es más difícil decirlo, pero hemos crecido oyendo que la alegría era sólo brasileña. Aunque la expansión de este género anclado en la tradición de liberación que gritara Bob Marley no es patrimonio exclusivo de los verdeamarelhos.

Las historias se repiten a uno y otro lado del mapa. En Buenos Aires es norma que infinidad de amigos se junten a tocar y, eventualmente, emerja una banda. En Porto Alegre, capital del estado gaúcho de Rio Grande do Sul, ocho amigos brasileños se juntaban –como buenos porteños– a tomar mate y cantar en los parques de la ciudad. Primero compusieron un par de canciones. Después otro par. Y ahora ya llevan 11 años de carrera, cinco discos –Chimarruts (2002), Todos somos Um (2003), Livre para viajar (2005), Chimarruts ao Vivo (2007) y Só pra brilhar (2010)– suenan en las principales radios de Brasil, hacen giras y han compartido los principales festivales brasileños con artistas que van de Shakira y Gilberto Gil, a Ivete Sangalo y Ziggy Marley.

–¿Por qué creen que se da este boom del reggae a nivel continental?

–Es verdad cuando se dice que hay “boom” del reggae en nuestro continente, por la cantidad de buenas bandas surgiendo y la presencia de las más grandes en el escenario musical latino (como Nonpalidece y Dread de Mar I, de Argentina, y las brasileñas Natiruts y Cidade Negra). Esa gran aceptación de la gente para con el reggae latino en general, creemos que ocurre por la identificación con los mensajes del reggae, y por ser el primer estilo musical del tercer mundo en tener éxito a nivel mundial.

–Brasil suele exportar mucha más música de la que importa –por idioma o cultura–; sin embargo, el reggae es “extranjero”. ¿Cómo se inserta?

–Ahora la principal característica de la cultura brasileña moderna es la incorporación de la cultura extranjera, la mezcla de lo extranjero con lo nacional. Aunque la vocación exportadora es más fuerte, por supuesto, la pasión de la gente brasileña por el reggae es natural, por la africanidad y el deseo de libertad que hay en él.

El reggae de Jamaica –y Bob Marley– tenía un contenido político y revolucionario, pero la revolución de Chimarruts parece pasar más por la búsqueda de un estado de gracia permanente. “Nuestro reggae tiene un mensaje de paz y de tolerancia, para nosotros la música es la expresión de la alegría de vivir”, dicen ellos, que han tomado la lucha libertaria original y le han adherido una cadencia pegajosa indescifrable, que arranca sonrisas y ganas de compartir.

Libre para volar, Todos somos uno, Yo tengo fe, Versos simples, Terapia solar, Saber volar, Iemanjá y Cuando el amor golpea la puerta. No son comedias románticas, ni un menú de terapias zen. Son las canciones más populares de Chimarruts, que boga por un mundo de paz y amor. De alegría al margen del samba y de unidad al margen del rock.

*Del NO: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-6135-2012-10-19.html

Carta de una compañera despedida de Canal 13

A mis compañeros de Canal 13/TN

Por qué me despiden

El día viernes 7 de Septiembre pasadas las 19hs, después de cumplir con mi jornada laboral, me pidieron de Seguridad que vaya a Recursos Humanos que querían hablar conmigo.

Me comunicaron que habían decido prescindir de mis servicios por una “Restructuración” en el sector y que yo no estaba en esos planes.

Entré al canal en el 2007, trabajé como Asistente Administrativa durante 5 años y 5 meses en  el Departamento de Sistemas, que pertenece a la Gerencia de Administración y Finanzas. Es uno de los sectores del canal que está muy precarizado.  El 75% de los trabajadores se encuentra tercerizado, aunque algunos llevan varios años viniendo y los que estamos  en blanco estamos “fuera  de convenio”.

Soy de la Naranja de Prensa y estoy afiliada a la UTPBA, uno de los sindicatos que actúa en el canal.

Me despiden por participar, porque me  acerque  a  los compañeros de la  Comisión Interna del noticiero, con los que mantuve un diálogo permanente para  plantear inquietudes sobre la situación laboral que se vive en el canal.

Por eso es que la empresa no coloca ningún motivo para el despido.

Es un nuevo ataque a la actividad y a la vida gremial dentro del canal luego del retroceso que tuvo que dar con la reincorporación de Ricardo Junghanns a su trabajo y a su tarea de delegado y con la reincorporación del editor de Noticias Marcelo Pérez,  luego del paro con el que se  respondió a ese atropello de la empresa.

A mí me quieren dejar sin trabajo pero el golpe se lo quieren dar a todos los trabajadores del Canal.

Clarín quiere instalar la política del terror en todos sus medios.

Es  lo que hay que impedir.

Por eso te pido que me acompañes el Lunes 10 de Septiembre, a las 13:30hs, en la puerta del Canal, en Lima 1261, al acto para repudiar este despido injusto y reclamar mi reincorporación inmediata.

Mariana Cuccarese

marianacuccarese@gmail.com

Poner el Cuerpo

COMIENZA EL JUICIO POR MARIANO FERREYRA

Poner el Cuerpo (título original)

Juzgarán a la patota que asesinó al joven militante del PO, pero también a la policía que colaboró y a los dirigentes sindicales que instigaron el hecho. Aítor Graña, su primo, prepara el disco Cuerpo junto a catorce duplas.

Por Brian Majlin

Tras una hora de charla, sobrevuelan dos sentencias. Dos espasmos en letras, de esos que sólo se explican como la forma en que el ser humano, ante el dolor, ante la incomprensión y el abatimiento de una muerte cercana, halla una respuesta. “Para que algo cambie tiene que haber un derramamiento de sangre”, es la primera sentencia de Aítor Graña, conocido músico “sensible a las causas populares”. Pasó por Virus, Juana la Loca y hoy, ya no en batería sino en voz y guitarra, lidera Calican Groove. Y dirige el proyecto para grabar el disco Cuerpo, que continúa la lucha y le da vigencia a la causa de su primo Mariano Ferreyra. Sí, el mismo Mariano Ferreyra militante del Partido Obrero asesinado a los 23 años por exigir, entre otras cosas, el pase a planta de centenares de trabajadores tercerizados del Ferrocarril Roca. Fue bastante antes de la masacre de Once y bastante después de la privatización de los ferrocarriles. Fue, como esas dos instancias, un hito en la historia de los trenes nacionales.

Lo que cambia es histórico: desde el 6 de agosto, la Justicia –luego de varios intentos por patear la pelota afuera y el entorpecimiento constante de los abogados defensores– sentará en el banquillo a los acusados del asesinato de Mariano. A una patota descompuesta por barrabravas y matones a sueldo, a los siete policías que “liberaron” la zona e hicieron la vista gorda, e incluso apagaron las cámaras de seguridad durante el asesinato, pero también a los jerarcas sindicales que permitieron e instigaron el “aleccionamiento”.

La Justicia argentina buscará redención a través del castigo ejemplar a José Pedraza, líder de la Unión Ferroviaria hace, nomás, 27 años. Como la mayor parte de su camada, Pedraza acuñó fortunas con la representación de los trabajadores. Desde empresas tercerizadoras hasta departamentos en Puerto Madero valuados en millones de dólares. Y para que la historia se torciera –dirá y creerá con fervor Graña– hacía falta que corriera sangre. Y corrió: a la muerte de Ferreyra se le sumaron varios heridos, entre ellos Elsa Rodríguez, militante del Polo Obrero de 55 años. De ella, precisamente, habla Graña: “Si hubiera muerto Elsa, no habría sido igual”. Y enseguida aclara: “Mariano se convirtió en emblema de una juventud que no lucha por el pancho y la coca, que pone el cuerpo. Y de esta forma destapó algo que ocurre hace años: ya son más de 20 luchadores sociales asesinados. Tenía que ser él”.

La segunda sentencia abarca toda la gama de sentimientos, menos la resignación. La familia, a caballo de Pablo –el hermano mayor de Mariano y con quien Aítor tiene vínculo más fluido–, ha luchado para que se haga justicia junto a los compañeros de militancia de Mariano y el apoyo de la movilización popular. Pero él, con sus formas musicales y precisamente por ello, puso el cuerpo para armar el disco. Se llamará Cuerpo, precisamente, porque cada artista que participa “puso el cuerpo” para hacerlo. “Porque Mariano puso el suyo y es la forma de que se extienda y se haga conocida su causa”, explica Graña, que se apura a cerrar en forma tajante cualquier idea de homenaje.

El disco, compuesto por 14 canciones inéditas y trabajadas en duplas, saldrá a la calle el 20 de octubre, en el segundo aniversario del asesinato. Lo realizan a coro entre Calican Records y La Tribu. Lo recaudado irá a parar a la Coordinadora Contra la Represión Policial (Correpi). Se puede adquirir en preventa en La Tribu o en www.panaldeideas.com, un sitio online para costear proyectos con las preventas: llevan 500 discos y tienen que juntar 40 mil pesos.

En los ojos de Graña hay un brillo, una luz. Así, Luz, se llama la canción que ha preparado para el disco: “Es la primera vez que canto específicamente a alguien. Y es a Mariano, por esa luz que tenía y que no se va a apagar. Porque aunque creo que la batalla está perdida y que los que tienen el poder son otros, siempre está la esperanza de que todos tomemos un poco más de conciencia social”.

Las palabras salen con dificultad. Graña dice que apenas ahora está empezando a llorar a su primo. Que antes no. Que se enteró el mismo día que le confirmaban la primera fecha con su banda. Que cuando él recibía una noticia fabulosa, su primo recibía un tiro. Que igual fue a tocar esa noche. Que sintió que era lo que correspondía. Que aún no caía. Que ahora, recién ahora, lo llora.

“A Mariano lo conocí mucho más después de su muerte. Recuerdo que Pablo lo traía a veces a escuchar a Juana la Loca, pero a él no le gustaba mucho. Esta canción –por Luz– le hubiera encantado. Calican, en general, habría sido de su gusto, y me hubiera gustado que tocara conmigo: tenía muchas búsquedas artísticas.” Ahora las palabras fluyen con la emoción acelerada por las ucronías. Para el final, mientras cuenta que sus pequeñas batallas las da en su propia banda (“me cansé de las estrellas de rock, acá repartimos en partes iguales”), queda al borde de la puteada. Pero se frena, medita. Y vuelve a Mariano. “La canción que hicimos putea desde un lugar con altura: hoy somos luz, mañana también, vos ni siquiera lográs encender”, dice. Y muestra el mural que embandera su perfil de Facebook. En el mural está esa frase que acunaron los amigos de militancia de Mariano y que es, ahora sí, un emblema: “Qué pena, compañero, decirte tan temprano, hasta la victoria siempre”.

“Las redes sociales permiten ser under y masivos”

El romance que sale de su música ha cruzado la frontera del portuñol y se ha grabado fuerte en el corazón de los seguidores argentinos.
Por Brian Majlin
De gorra siempre prolija, con bermudas y ojotas. Siempre sonriente, a veces de anteojos negros y con la guitarra como compañía. El sol de fondo, la arena en los pies y el sonido inconfundible de esa mezcla de reggae–pop-rock alegre, festivo, más cercano a la paz que a la protesta. La imagen descripta es conocida por todos los argentinos que año a año van en manada a las costas brasileñas de Florianópolis (Santa Catarina). Allí, entre cerveza y cerveza, los recibe la música de este gaúcho, Armando Silveira da Silveira, conocido por todos como Armandinho.
El romance que sale de su música ha cruzado la frontera del portuñol y se ha grabado fuerte en el corazón de los seguidores argentinos. Ya el año pasado, en diciembre, Armandinho grabó su DVD en vivo durante los espectáculos que dio en Buenos Aires. Con ese material y algunas canciones de su último disco, Armandinho Volumen 5 (2009), pasó por Buenos Aires.
–¿Hay una especie de hermandad latinoamericana del reggae?
–Yo creo que sí. Y ésta parcería (amistad) no está restringida al reggae, es en relación con la música en general. Es más: no soy sólo un músico de reggae puro sino que tengo grandes influencias de ese estilo, así como del pop y el rock brasileño.
–¿Y el público cómo recibe esa mixtura entre bandas de uno y otro país?
–Mi afinidad tanto con el público argentino como con el uruguayo es fuerte porque soy gaúcho, del sur de Brasil. Y allá, además de compartir costumbres del campo y los gauchos, compartimos mucho turismo. Todos los años, argentinos y uruguayos copan el sur de Brasil y muchos brasileños viajan a la Argentina y Uruguay. De allí que tenemos una relación muy buena.
Armandinho tocó varios años en bares y playas, pero ha ganado una enorme masividad a partir de las redes sociales. Su cuenta de Twitter (@BandaArmandinho) tiene 50 mil seguidores y su página en Facebook cerca de 80 mil. De allí también surgió la relación con bandas menores y consideradas del under.
–Las redes sociales permiten ser under y al mismo tiempo conseguir mucho público, sin tener una gran exposición en medios de comunicación masivos. Al final de todo, lo que importa es la sinceridad del trabajo, la esencia, y en eso coincidimos con artistas de renombre o aquellos sin lugar en los grandes medios. Gracias a las redes sociales, ahora todos tienen su espacio para dar su música y su mensaje.
–Y el mensaje de Armandinho es…
–No estoy enganchado políticamente con nada que no sea amor. Creo que las personas deben volver a ser románticas, porque todo lo que se hace con romanticismo en la vida, es más puro y más verdadero. Los hombres tenemos que tener a las mujeres como seres supremos, no por ser amantes sino por ser madres y raíces de la familia.
–O sea que cantás por amor y al amor.
–Sí, y el otro motivo es el público. No me considero un gran cantante, ni un gran compositor, ni un gran músico, pero mi fuerza está en que, con el micrófono en las manos, logro conmover a las personas. Y emocionar a las personas, llegarles con mi canto, es algo que me apasiona.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-5921-2012-04-27.html

La Marulata: costumbrismo rioplatense.

noJUEVES, 19 DE ABRIL DE 2012

LA MARULATA TAMBIEN LE DA AL REGGAE

Sonido madre

Tienen pocos años, poca experiencia y poca noción de futuro. Podría ser la gacetilla de una película uruguaya costumbrista del Bafici, pero no lo es.

Por Brian Majlin

Cuatro o cinco pibitos, con cara de púberes y rasgos de futuros rockers, les dan a la guitarra y a los vientos en una sala de ensayo. Corre el año 1998 y, en la lejana ciudad uruguaya de Tacuarembó, un grupo de amigos se junta cada semana para ensayar, darles vida a sus sueños y hacer de la música un modo de expresarse y compartir. Sobre todo eso: ampliar y generar comunidad. Tienen pocos años, poca experiencia y poca noción de futuro. Podría ser la gacetilla de una película uruguaya costumbrista del Bafici, pero no es.

La escena, repetida en montones de ocasiones –aunque no todas en esa ciudad lindera con el sur de Brasil–, se puede ver en algunos videos de YouTube. En ellos, unos jovencitos comienzan un proyecto amistoso que, con los años, confluiría en lo que hoy es una realidad: La Marulata.

“Algunos integrantes nos conocemos desde los 3 años, íbamos al mismo jardín de infantes, jugábamos en el mismo barrio, fuimos a la misma escuela y liceo”, cuenta Santiago Battello (voz y guitarras) desde el otro lado del río. En esa amistad implacable y duradera se fundan los cimientos de Marulata.

La banda tiene “al reggae como sonido madre”, según explica Battello, pasa sin problemas del rock al candombe y les da a sus reggaes un aire más complejo entre los vientos, los tambores y la algarabía. Con esas líneas difusas, pero certeras, amalgamaron estilos y, de a poco, van ganándose su lugar en la escena local. Con la fuerza del boom de bandas uruguayas, “los Marulatos” –como se definen– se abren su camino.

–Para nosotros es una alegría que haya más bandas uruguayas con éxito, pero en general lo que abre puertas es el hecho de ser extranjeros. Creo que hay un pensamiento generalizado de que si una banda es de otro lugar, uno para un poco más la oreja, sea de adonde sea, quizá por pensar que si no lo escuchás en ese momento y no triunfan, no los vas a escuchar más, o quizá porque hay un pensamiento que cree que el de afuera es mejor. Como sea, queremos tocar por toda Latinoamérica.

Con miles de seguidores en las redes sociales y comentarios desde todas partes en sus videos que pululan por YouTube, los Marulata van por la hermandad latinoamericana musical. Su origen en Tacuarembó –lindero al Brasil– los dotó de nuevos sonidos y una influencia notoria del portugués y de algunos ritmos de allí. Y la amistad en los escenarios hizo lo suyo: con Armandinho han compartido escenarios y hasta composiciones.

–Con Armandinho logramos una muy buena comunicación, se generó una linda aparcería de la cual nos hemos nutrido musicalmente ambos. Estuvimos trabajando sobre un tema que yo compuse en portugués, o mejor dicho en portuñol, y él me arregló el texto para que quedara bien. Y también le mostré a él la veta del candombe para investigar para sus canciones.

Antes de venir a la Argentina, los Marulatos estuvieron tocando en Brasil, invitados a fines de 2011 al festival Nitéroi, cerca de Río de Janeiro. Los uruguayos destacan que, “pese a las trabas del idioma, todos anduvieron cantando, saltando y riendo al compás de esta música”. El contacto enriquece la música.

Y es que se escucha en sus dos discos: la alegría, la liviandad y la mixtura de sonidos son cruciales en su trabajo. Aunque reconocen que, en su “canto a la vida”, no olvidan los problemas sociales ni menos: intentan hallar el “espacio para sentirse mejor”. Sus trabajos Rebelión de Luna (2008) –producido por el mítico Alfredo “Chole” Giannotti– y Latiendo (2010) tienen dos años de diferencia, pero tardaron 10 años en llegar al primer disco.

–El primer disco arrancamos a trabajarlo en 2003 y se editó 5 años después, en 2008. Fue complicado, de mucho trabajo, pero nos dio y da muchas alegrías. El segundo, en cambio, fue más veloz y con un proceso más corto y de disfrute porque estábamos con más cancha a la hora de grabar, de armar un tema, todas cuestiones que hacen que no se demore tanto y también se disfrute más del momento de grabación.

Mientras se presentan y hacen amistades aquí y allá, este grupo de amigos que le canta a la vida y la felicidad, costumbrista como el nuevo (viejo) cine rioplatense, se prepara para lo que vendrá. Como dicen ellos: “Pa’ seguir adelante”.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-5911-2012-04-23.html

Crónica del NO: Gondwana y Pinochet

GONDWANA ES PURO REGGAE

Siempre se puede decir que no

A 24 años de aquella historia del NO a Pinochet, con ocho discos de estudio y más de 300 mil copias vendidas, Gondwana es la banda de reggae chilena por excelencia.

Por Brian Majlin

Corre octubre de 1988, Santiago de Chile es una caldera. Todo el país lo es. Tras 15 años de sangrienta censura, el plebiscito más relevante de la historia trasandina da por tierra con las intenciones del dictador Augusto Pinochet, que pretende gobernar hasta 1997. Pero emerge un no rotundo. Una masa que dice no y abre el camino de la democracia chilena. En ese escenario, con pocos años y a partir de haber visto al mítico The Police en Viña del Mar, I-Locks Labbé comienza a reclutar compadritos en su pueblo, La Pincoya, para armar una banda. No saben tocar instrumentos, pero tienen mucho para decir. Y vaya que lo hizo: a 24 años de aquella historia, con ocho discos de estudio y más de 300 mil copias vendidas, Gondwana es la banda de reggae chilena por excelencia.

Reconocidos en todo el mundo, han tocado en festivales alrededor del continente, incluso en Jamaica, la cuna del reggae. Pero el contexto de su surgimiento no es casual. Gondwana es una sumatoria de fuerzas que canta “contra los poderes fácticos”. Al amor –dicen–, a la familia –también–, pero especialmente a las temáticas sociales. “Sin esquivar el bulto, hemos cantado contra pedófilos, contra la represión policial”, explican.

–¿Y por la educación, que es un tema candente en Chile?

–También hablamos del problema educacional en Chile, pero en 2004 ya lo hacíamos, y mira cómo está el tema ahora. En el nuevo disco, Revolución (2012), también hay temas de ambas temáticas. Nos sentimos cómodos diciendo las cosas que decimos y cómo las decimos.

–Han tocado en todo el continente, ahora vienen al Festival Sudamericano, ¿perciben un crecimiento continental del reggae?

–Es verdad…. Se viene expandiendo una movida reggae cada vez en más países. Para nosotros no es novedad, como tampoco lo es para Pericos o Cafres, que vienen hace años girando. Pero sí se nota mucho más fuerte la actividad y la convocatoria en varios países con similares protagonistas. Justo ahora venimos viajando desde Venezuela en donde tocamos con Pericos para casi 30 mil personas y al otro día también estaba Cultura Profética. Tal vez no sea un boom, pero si un movimiento cada vez más convocante. Claramente lo de Argentina es lo más fuerte, pero la onda viene creciendo en todas partes.

Gondwana tiene la particularidad de autodefinirse como “una banda de músicos”. Y es que en sus casi dos décadas y media han tenido muchos cantantes. Sin embargo, el cambio de vocalista jamás mermó la actividad grupal. “Hay un núcleo duro que ya lleva más de 15 años unido y eso mantiene un sonido y una postura frente a nuestro trabajo, y una forma de pensar que es constante y está en permanente evolución”, dicen. En el Estadio Malvinas presentarán su disco nuevo y algunos clásicos. Su música está disponible en el sitio oficial de la banda (www.gondwana.cl) para los que quieran oír.

–¿Hay una búsqueda de sortear los intermediarios a través de la web y redes sociales?

–Para nosotros ha sido una magnífica forma de comunicarnos directamente con la gente a la que le interesa nuestro trabajo. Son muchas horas en la red y siempre estamos entregándoles novedades y material exclusivo. Esto nos lleva a no depender exclusivamente de corporaciones ni de organizaciones para mostrar lo nuestro. Hemos tenido la suerte de llenar lugares, como el Lunario del Auditorio Nacional en Ciudad de México, únicamente convocando a través del Facebook, nuestra web y Twitter. Y si bien no ponemos los discos para descargar, sí nos gusta ponerlos completos para quienes quieren escucharnos.

La elección contracultural –utilizando la cultura de masas vigente para ir en otra dirección– es un sello de fábrica. Una marca de aquellos años en que se juntaron por primera vez en el barrio para darle vida a esa idea de armar una banda, mientras Pinochet pasaba sus últimas horas en el Palacio de La Moneda. Esa idea de decir cosas, de marcar la cancha.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-5910-2012-04-23.html

Crónica en el Suple NO.

JUEVES, 22 DE MARZO DE 2012

CRONICA DE UN VIAJE AL MUNDO DE LOS NIÑOS EN BOLIVIA

La deuda interna

Niños mineros, niños campesinos, niños sirvientes, niños explotados. La convivencia laboral de los niños con sus familias en las minas de Potosí, en La Paz y en Titicaca.

Por Brian Majlin

Pedro Romero, Pedrito, hace cuentas y saca porcentajes con una calculadora grandota, que apenas le cabe en sus manos pequeñas. Hace números que no le corresponden, ni por oficio, ni por edad escolar. No hay razones para que sepa manejar esa calculadora y sacar porcentajes de descuentos a tal velocidad. Eso sí: a la hora de cobrar, llaman a papá Fabián. Villazón, en Bolivia, es un reducto comercial. Es una pequeña ciudad fronteriza cubierta de ese polvo rojizo que cubre todo el NOA argentino y también la mitad sur de Bolivia. Apenas cruzando el paso fronterizo de La Quiaca se ven los primeros comercios de este paraíso de la compra-venta que, en verano, se llena de jóvenes hordas argentinas en tránsito

En cada puesto, precario o más formal, se amontonan infinitos productos. Artesanales, tecnológicos o de dudoso origen. Allí, entre regateos y descuentos, aparece Pedrito. También está su hermana Lucía. Y los padres, Fabián y Sebastiana. Los hermanos Romero tienen 8 y 10 años. Mientras hacen números –”pues te dejo dos paños a 50 pesos”–, Lucía le tira del cabello a Pedro, que la regaña severo: “Estamos trabajando, Niñitay, ahora no se juega”.

“Aquí, los niños ayudan porque hace falta y porque tampoco tenemos dónde dejarlos o mandarlos”, explican los padres, con naturalidad. Pedro se ríe. “A mí me gusta ayudar”, dice y sonríe, algo tímido. Los juegos típicos de la edad. Aquellos años en que los niños juegan a vender. Por Villazón, lejos del juego, los niños son expertos en regateo y números de varias cifras. Son tenaces comerciantes –”Llévate pues”, insisten– y avezados cuentapropistas. Son adultos responsables y parte de las estadísticas.

.

Niños trabajando

Hay cerca de 18 millones de niños trabajando en América latina y el Caribe, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En el mundo, más de 200 millones. En Bolivia se supone que hay más de 800 mil chicos trabajando pero la cifra es imposble de verificar: nadie controla nada en la meseta andina. Niños mineros, niños campesinos, niños sirvientes, niños explotados sexualmente. Niños que manipulan fácilmente los materiales, que se mueven por espacios menores en la montaña, que apuestan al cooperativismo, que no tienen horarios.

En pleno 2012, el buena cantidad de los chicos de Bolivia trabaja. No van a la escuela o lo hacen a medias. Que no tienen tiempo para jugar y esparcirse. Que ven deteriorada su salud (física y mental). En fin, que son parte de un mundo de adultos. Esta crónica es un pedazo de ese mundo. Muy chiquito. Un par de historias que dan color a la estadística. Color gris, claro. De sur a norte. De Villazón a la Isla del Sol. Para ver y oír. Para entender el juego del trabajo.

Los niños mineros

Los niños que mendigan, los niños que limpian vidrios, los niños trapitos, los niños que venden medias en el centro. En las grandes ciudades, siempre asombra e incomoda la imagen de esos niños esclavos de su necesidad y del trabajo. Fuera de las grandes ciudades, la división entre la niñez y la adultez es más bien borrosa. En el campo, en las casas, en los comercios. Los niños son un bien familiar, mano de obra que ayuda a obtener el alimento.

En Bolivia, una de las actividades más tradicionales del continente es la que más chicos emplea. En el mismo sitio donde esclavizaron y murieron decenas de miles de indígenas, bajo el rótulo de aprendices, miles de jóvenes se adentran en los húmedos e infaustos socavones para arañar metales.

La minería, actividad principal de la zona desde 1545, cuando descubrieron el metal de Potosí, sigue siendo el refugio predilecto de las masas trabajadoras del interior boliviano. En Cerro Rico, a 4200 metros sobre el nivel del mar, está Jorge Escobar. Ojos rasgados, pelo crespo y ralo, moreno, piel curtida del sol, la sombra y la altura. Pectorales inflamados, bíceps tonificados, mirada seria. Jamás una sonrisa y muy pocas palabras. Es aprendiz. Aún no acaba la secundaria y seis veces a la semana se instala en el tercer nivel de la Sección El Rosario de la mina Siglo XX. Allí, según relata al NO, “aprende”.

Es probable que su aprendizaje, entre arsénico y sulfato de cobre que hacen del aire caliente y fétido de la mina un componente fatal irrespirable, sea más vital para la subsistencia que los que la escuela le ha dado. O eso piensa y parece decir, cuando explica que quiere dejar el estudio “para no perder el tiempo”.

Allí, en la mina, a donde va desde hace dos años. “A los 14 empecé a venir”, cuenta, tiene un futuro como minero de segunda y, si se muestra laborioso y vital, una puerta hacia la cooperativa y así a su propia galería de explotación. El sueño de cualquiera: ser jefe de tu trabajo.

Eso sí: lo que saca, lo carga en su mochila que se incrusta en su espalda y sale a la luz del día, tras jornadas de más de 10 horas sin alimentos y soportadas solamente a base de pijchar coca con llijta –ceniza de quinoa y anís–. Ya afuera, aplica la matemática elemental y calcula cuánto le cabe de dinero según los valores del metal en el mercado internacional. Jefes de sí mismos, los mineros cooperativos trabajan más horas que antes y venden al precio internacional.

Su único día de esparcimiento es el domingo, cuando en la mina nadie trabaja. “¿A qué jugás?”, le consulta el NO. “Ayudo en casa y, a veces, juego al fútbol”, dice, como si ambos “juegos” estuvieran al mismo nivel.

No sólo sacando minerales trabajan. Además manipulan dinamita o diferentes productos tóxicos para separar el metal de la piedra. Dependiendo la edad y el tamaño de sus cuerpos, ocupan una u otra labor.

El promedio de vida de los trabajadores mineros absorbiendo porquerías es de 35 años. Luego, débiles y maltrechos, se agarran silicosis, la enfermedad de la mina y terminan muriendo de tuberculosis, tosiendo, en el hospital de Potosí. Mucho antes de esos 35 años ya están débiles y deben hacer otras labores o mendigar. O vivir de sus esposas, si es que tienen. O de sus hijos, con suerte. Entonces les queda tiempo de sobra para jugar, pero ya no tienen fuerzas ni ganas, y sus hijos están en la mina, así que tampoco tienen con quien hacerlo.

Un poco de historia

A principios de 1800, cuando las revoluciones libertadoras por todo el continente, nadie se hubiese escandalizado al ver un niño en una fábrica. Eran épocas de Revolución Industrial y era común la presencia y uso de pibes en labores pesadas. Agiles, dóciles, con energía vital y un rápido y corto período de recuperación. “Son maleables, fácilmente convencibles de que su labor es parte de un juego”, decían las crónicas de la época.

Después vinieron la Convención de Ginebra (1924), los Derechos Humanos (posguerras mundiales) y los Derechos del Niño, institucionalizados tras la Convención de la ONU en 1989. El panorama cambió, y sin embargo la base de todo juego occidental infantil consiste en el descubrimiento de oficios.

“¿Qué vas a ser cuando seas grande?”, se oye de tías, abuelas, padres y desconocidos. Que la Juliana ama de casa, que la Barbie veterinaria. Y los muñecos: policías, soldados, bomberos. Jugar al doctor y, para los osados y futuros científicos, un microscopio. O témperas para hacer grandes obras de arte, nada de dibujos infantiles. Obras de arte. Serás exitoso o no serás nada. Todos esos juegos, tan universales como los derechos humanos, son también cosa del género y, por supuesto, de la clase social. De dónde naciste. De qué necesidades fluyen por las calles de tu barrio, tu ciudad, tu país. De las urgencias familiares, que son las primeras urgencias. Cuanto menos se tiene, menos se juega. Y no por vicio materialista sino por una ecuación temporal: menos tiempo que perder, más tiempo que trabajar y ganar el pan del día.

Los niños del turismo

El turismo es casi el 10 por ciento del PBI boliviano por estas épocas. Como toda actividad económica, aun en su pequeño crecimiento, atrae el trabajo de niños. Guías o artesanos, ayudantes de cocina, tendedores de camas. Son parte de ese paisaje. Pasando por La Paz, donde los niños se abarrotan en mercados y ferias, se llega a Tiwanaku. Es el pueblo indígena más característico de la cultura ancestral boliviana, a 80 kilómetros de la sede de gobierno nacional. Allí, hace unos años, fue investido con el poder de la tribu Evo Morales Ayma, al fundar el Estado Plurinacional. Es uno de los atractivos turísticos por excelencia, en un país que, muy de a poco, va incrementando la cantidad de visitas cada año.

Al salir del predio arqueológico y el museo, los turistas son atajados por varios chicos y adolescentes que, hasta instantes atrás, jugaban con montones de tierra y se lanzaban unos a otros. Ahora, calmados y sonrientes, ofrecen sus artesanías. Réplicas en cerámica de los tesoros arqueológicos de Bolivia. Wiracocha –uno de los dioses más relevantes de la cultura local–, la Puerta del Sol, la Pirámide de Akapana y demás elementos. “Te dejo estas seis piezas a diez pesos bolivianos”, dice uno de ellos. “Yo te dejo los dos juegos de seis a 15”, se entromete otro. Y un tercero, Erwin Seitjas, los reta por competir: “Ya, no molesten, todos pueden vender”.

Erwin tiene 11 años. Va a la escuela del pueblo, juega al fútbol en la canchita del pueblo, cuando se enferma va a la salita del pueblo y hace sus artesanías –o las compra, según cuáles– en el pueblo. Nunca ha salido de allí. “No conozco La Paz, ni El Alto, pero pronto iré”, dice, como quien asegura que viajará por el mundo entero. Como un aventurero.

“Voy a la escuela y luego vengo aquí a vender, para ayudar a mis padres y hermanos. Somos cinco”, cuenta con la misma sonrisa que tiene para ofrecer sus piezas. El pueblo de Tiwanaku es un lodazal en época de lluvias. Aunque el sol pegue fuerte unas horas al día, siempre hay más agua para embarrar las calles. Cuando los turistas se alejan, los chicos vuelven al juego sobre los montones de tierra hechos barro. Al fin juegan.

El mapa se va tiñendo de historias. Ya no son meros números, cuando hay caras y ojos que miran. En el punto más alto del mapa, alrededor de la zona más turística del país, brotan los niños trabajadores. En Copacabana, quizás el pueblo más preparado para recibir al turista. O, mejor dicho, el lugar más artificial, construido mirando al turista más que al poblador local. Son 3 mil habitantes, aunque contabilizando zonas rurales asciendan a más de 10 mil. Y los niños, salvo los que logran irse de allí, trabajan a la par de sus padres y madres. Atienden el local, sirven la comida y ofician de guías.

Cruzando el gran charco, el lago más alto del mundo, el Titicaca, está la familia Ari. No se entiende bien cuántos viven allí. Tienen una casa de hospedaje con un rústico comedor que da de frente al lago, en la parte norte de la Isla del Sol. Es la parte menos construida de la isla y los Ari viven apenas a unos 150 metros del muelle, a la izquierda. Alternan en la cocina, y atendiendo a los turistas que allí se hospedan, Javier y su esposa Sara, la madre de ella y los hijos de ambos. En total son cuatro, pero la hija nunca sale de la cocina. Los tres varones, con edades que van de los 7 a los 12, están siempre en el comedor. A las siete de la mañana ya están allí atendiendo y a las 23 siguen en su puesto de trabajo. No reciben sueldo a cambio.

“Ya, Javier Darío, pórtate bien”, le dice Javier Luis a su hermano menor. “Sí, Darío, ves que estamos trabajando y hay gente”, dice Javier Esteban. Los tres se llaman como su padre. O al menos eso dicen. “No es cierto, yo soy Javier, él es Darío”, dice Luis. “Ellos dos mienten, el único Javier es él”, dice Esteban mientras señala a Javier Darío. Al rato, mientras dos de ellos corretean por el parque delantero de la casa, el tercero corre con una bandeja repleta de platos de trucha y papas fritas, la especialidad local. Al pasar, les grita: “Ya, ustedes dos, dejen de molestar y trabajen, que papá los llama”.

La obligación por encima del juego y así de 7 a 23, por lo menos. Javier Darío –o Darío solo, según me dice después el padre, aunque todos usen su nombre para jugar con los turistas– es el más pequeño. Tiene siete años y, según dice, no le gusta trabajar. “Prefiero jugar o ir a la escuela. Voy a ésa que está allá arriba, es la escuela de la isla”, cuenta en un recreo que se gana tras cerrar la mesa 16. Sus bromas son las de cualquier niño, sus ganas de jugar las de cualquier niño. Pero no es cualquier niño. “Yo trabajo”, dice y, cuando el NO le pregunta por su labor, los juegos y los amigos, dice con madurez artificial: “Tengo un amigo en la escuela, pero los demás me pegan porque soy el más pequeño. Me defiende mi hermano, y no me quedo mucho rato porque tengo que venir a trabajar. Es un juego de chicos”.

Los derechos y las instituciones

Derecho a una vivienda, al descanso, al juego, al afecto. Son sólo algunos de los derechos del niño que figuran en todas las convenciones refrendadas por la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, sancionada en 2007 y refrendada por la Asamblea en 2008. En el artículo 61 deja explícita la prohibición del trabajo forzado y la explotación infantil de los niños. Agrega, como lo hace la OIT en sus estatutos, una salvedad: los niños que trabajan en familia son aceptados, siempre que su trabajo tenga función formativa. La OIT añade excepciones cuando los niños son pobres.

Blanqueando, las instituciones legalizan el trabajo de los chicos en determinadas situaciones. Unicef es una de las organizaciones no gubernamentales que trabajan en Bolivia desde 1950, y ha promovido informes, estadísticas y programas de erradicación del trabajo infantil. Tiene un edificio imponente con ladrillos a la vista en La Paz. En realidad, en la zona sur de La Paz, que es una parte donde hay casas imponentes y bien terminadas, camionetas importadas, autos europeos. Todas cosas que no se hallan normalmente en la mayor parte de Bolivia. Además es la zona más baja de la ciudad, por lo que la temperatura es más cálida y agradable para los funcionarios. Allí, a dos cuadras del imponente edificio de Unicef, está Micha. Es una joven de veintitantos, proviene de Oruro, carga un bolso mediano y harapiento, y dos hijos a los lados. Ellos, algo muertos de hambre, son testigos directos de la inacción institucional.

“Yo he venido de Oruro porque mi marido me pegaba mucho. Me escapé y llegué aquí, pero nadie me presta atención, ni me da trabajo. ¿Sabes tú dónde puedo hallarlo?”, inquiere al cronista del NO. La respuesta, también negativa, no la desespera, aunque la desconcierta. “Ya no sé qué hacer, los niños tienen hambre. Si al menos pudiera conseguir dinero me iría a Cochabamba, allí mis padres me ayudarán”, se ilusiona. Los niños aceptan un trozo de pan y cuentan que están bien. Sonríen, luego se molestan entre ellos, en un juego que se repite: mientras trabajan, esperan o tan sólo sueñan, los niños juegan a corretearse o agolpar sus cuerpos. Sea Pedrito en Villazón, o Jorge en Potosí, Erwin en Tiwanaku o los hermanos Javier Darío y Javier Esteban en la Isla del Sol. No importa quién sea: todos siguen pidiendo permiso para jugar.

Exámenes, en Clarín del domingo.

http://www.clarin.com/sociedad/educacion/Claves-encarar-examenes_0_649135280.html